conflictos socioambientales

Proyectos inmobiliarios en Viña del Mar alto en sector del "Santuario de la Naturaleza El Salto"

El Parque Natural Kan- Kan o también conocido como Palmar El Salto, es una larga zona natural ubicada en la quebrada Rodellilo, entre cerros que nacen desde la Quinta Vergara en el sector bajo, hasta Nueva Aurora, Forestal Alto y Viña Alto. Como en pocos espacios naturales, las autoridades tuvieron lucidez de declararla santuario natural en 1998. Aunque es fundamental proteger el parque como uno de los pocos pulmones verdes de la urbanidad Viñamarina, no obstante, hoy se ve amenazado por la industria inmobiliaria y el crecimiento residencial aledaño. 

Una belleza particular al anidar bosques esclerofilos costeros y variedad floral con 234 especies, plantas como el Chagual y el Quebracho, cactus como el Quisco, pero sin duda la flora que distingue al parque son las Palmas. Levantándose heroicas en las laderas, habitan las famosas pampas chilenas, que se preservan desde tiempos prehispánicos como la única especie de palma endémica continental. El parque concentra el tercer lugar con más palmas luego del Parque La Campana y el Parque Las Palmas Cocalán, con alrededor de un grupo de 6000 ejemplares. Esta especie está protegida por la ley de bosque nativo.

En las 238 hectáreas de superficie del entorno natural, la fauna que acompaña es típica de nuestros valles y litoral central, con presencia de simpáticos roedores como el Cururo y el Degú,  conviviendo con su depredador, el zorro culpeo. Se han registrado 35 especies de aves. Una conjunción de especies en medio de la selva de palmas.

La vida social se ha constituido cohesionadamente alrededor. Las vecinas y vecinos de Nueva Aurora y Forestal conviven desde su llegada con la palma, la ven en sus calles y zonas aledañas, es parte de su identidad y relación barrial. La costumbre de recolectar miel de palma para la celebración del domingo de Ramos, es recordada y parte de los símbolos que rodean a la Palma y al Parque.

Este relicto natural, que ha sido protegido y vivido por los vecinos/as con fuerza, está sujeto a las constantes transformaciones urbanas, siendo esta una de las principales amenazas del sector. Este escenario pone en tensión los esfuerzos por proteger y cuidar a este santuario y el conjunto del ecosistema del palmar como áreas periurbanas naturales, frente al modelo de crecimiento y expansión de la ciudad de Viña del Mar.

Ejemplo de ello, es la intromisión de retroexcavadoras de la constructora RCV devastando flora y fauna del sector y la pavimentación ilegal en zonas aledañas (alrededor de 10 hectáreas) al sector declarado como santuario en este pulmón verde. En gran medida las tendencias urbanizadoras de inmobiliarias privadas quedan obstaculizadas ante la alertas y organización vecinal que reaccionan ante la devastación del territorio que habitan y la falta de planes de manejo de estos proyectos, asi como la falta de obras de mitigación ante los daños al bosque esclerófilo.

Principales impactos socioambientales:

Desde el año 2015 a la fecha, han sido 6 años de conflicto

0
años

Principales actores involucrados

Parque Natural Kan Kan

Fundación Kan-Kan

Fundación Identidad Natural

Resistencia Nativa

Acciones en torno al conflicto:

El parque ha sido un centro de coordinación de actividades que ha perdurado alrededor de un año y medio. Jornadas de limpieza, con almuerzo compartidos en ollas comunes, carnavales por el barrio entre otras iniciativas. Los vecinos y vecinas han convocado a caminatas que se enfocan en explorar a través de las rutas trazadas por las zonas naturales, observan los impactos del extractivismo y el estado de los cauces, el cuidado del espacio. 

Una de las grandes iniciativas de las organizaciones ambientales comunitarias es la instalación de una acampada vecinal desde el 15 de diciembre del 2019, iniciativa de acción directa y pacífica con más de 400 días de acampe, que se ha dedicado a proteger y resguardar el parque natural en oposición a las inmobiliarias y sus impactos, fomentar el cuidado y conocimiento de la zona natural siendo reconocido como un refugio de la biodiversidad tanto para la comuna como para la región ha sido una prioridad para las organizaciones

La plaza ecológica (Ex Camping Vecinal Protejamos el Palmar Kan - Kan), es un espacio recuperado en donde la constructora RVC pretendía pavimentar de forma ilegal el cortafuego Granada - Los Andes, obra que sepultaría vertientes y  palmas nativas. 

Fue hecha con materiales reciclados que se encontraban como desechos dentro del palmar (neumáticos, escombros, vidrios y desechos dejados por la misma constructora), transformándolos en un espacio lúdico y comunitario.