colaboraciones

Narra la Matria - V de Victoria

Victoria (@boticauraqi) es una mujer que creció en el Valle del Aconcagua, nacida en el puerto de Valparaíso y gestada en la calle Las Heras. Sus orígenes y ancestrxs son múltiples. «fui criada por quienes decidieron amarme y gestada por una mujer que por amor decidió dejarme ir». Sus raíces diversas en algún momento fueron su gran dolor: hoy son la cicatriz que la impulsan a vivir y dejarse morir todas las veces que sean necesarias.

Creadora y multiplicadora de saberes en Botica Uraqi, actualmente se desempeño como Naturopata- Masoterapeuta China y acompañanta en procesos ginecológicos. Creadora de formulas curativas y medicinales

Compañera de 2 gatas maestras: Luna y Salvia.

Victoria nos presenta «Narra la Matria». «Estos textos fueron escritos para una obra de teatro pre pandémica que nunca logramos mostrar en chile. Trata sobre los caídos y caídas en la lucha por defensa de los territorios, son poemas y fragmentos de textos de la obra».

Narra la Matria

Alerta

Ayer vinieron, decían que venía tormenta de sangre, que teníamos que irnos de aquí.  Mi mama está nerviosa, siempre la ponen así. Yo le hago cariño en la mano, así desaparecen las arrugas de la frente y sonríe. Vieran lo lindo que sonríe.

Estoy corriendo lo más rápido, las zapatillas empujan fuerte la tierra, el polvo me entra en la nariz, grito, pero las palabras me llegan hasta la lengua, estoy muda, con la gota fría cayendo por la frente. Me tiritan las piernas, el clima está de pesadilla, mis ojos ven en colores plomos, huele a terror en la casa, ¡está hediondo a terror!

Los pies le cuelgan, el crio puro llora. Mi papá quedó parado, paralizado. Minutos fuera del tiempo. ¡NO! Gritó fuerte, saltó y besó  su piel hela, se aferró fuerte a  sus piernas igual que mi hermano más chico cuando jugamos a pantalones con tierra, amor recorriendo las venas.

Mi papá dice que la mataron por salvaje, por cómplice de la naturaleza y la memoria. Él está cojo, adolorido, sin miedo a la muerte, dice que más le teme a que seamos ovejas mansas. A veces lo encuentro sentado, con la lágrima en la cara hablando solo preguntando: Oye negra. ¿Por qué no me cuenta  en qué momento hablar la lengua  de la tierra  se transformó en condena

**Caso Macarena Valdes/ Relatos ficticios desde la perspectiva de su hijo. 

Una Danza Negra

De ofrenda la placenta para que el origen viva entre las flores, que reluzca como el rocío en los amaneceres y jugando se esconda entre las pieles en los atardeceres.

Nuestros ojos eran espejos, espacio universal donde podemos ser otras y nosotros. Sus ojos se fueron tiñendo de negro, de oro negro, densos, se volvieron tan sedientos de poder, sed inacabable imposible de saciar.

El día que la petra se fundió con el óleo danzamos por la grandeza, sus labios le llamaron petróleo, su lenguaje lo transformo en elixir de riqueza y muerte. Pronto vendrían mareas negras con tentáculos que no envenenan, sino asfixian a todo ser viviente y aniquilan todo a su paso.

En el año 1967 una mancha negra invade la mar, seguido, tres días de enfrentamiento armado, el humano hombre versus oro negro. Desde sus pájaros de acero lanzaron bombas y misiles, una nube de humo negro taloneaba el sol, como un espectáculo sintomático del devenir.

Colombia Venezuela Ecuador Bolivia Perú Afganistán Pakistán África Argelia El Congo, suma sin comenzar jamás a restar. Triste Uraqi, despojada cruelmente de su tradición para gestar olvido de la Matria, pariendo así, la patria. 

La carencia de equilibrio de fuerzas naturales trasciende en fertilizantes de sangre rebelde, el sustrato es el vigor humano.

Celebramos por todas aquellos, les (re)conoceremos por sus ojos que aún son espejos.

 ¿Y tú aún los cuestionas?

 ¿Acaso no ajusticiarías al asesino de tu madre?

 **La mar, los derrames de petróleo y la avaricia que tiñe los ojos de negro. 

Presagios

Terroristas aquellas que defienden lo esencial.

Legal es hoy la violación de la libertad de expresión

Expresión explosiva frente al aniquilamiento de territorios sagrados

Fuentes de vida y armonía

No sucede solo en chile, no es un antojo del mapuche

No se trata de quién es o no el territorio

Se trata del aire que respiramos

Del agua sin la cual no vivimos,

Se trata de las flores

Esas que se aprietan los otoños para destaparse las primaveras

Alegamos que los causes sigan su camino

Para que la tierra no agonice de sed

Así no habrá hambre ni sequía

Ellos no están muertxs, solo asolaron sus cuerpos

pues la muerte es pasajera del olvido

y el olvido no podrá ser síntoma en aquellas que resistimos.

Pueblo sin memoria es fractura sin remedio

por eso encontramos memorias caídas en rostros desconocidos.

Nunca olvides: las balas matan cuerpos no legados

Invocando memoria ahuyentamos la muerte

nos maquillamos con su imagen olor y recuerdo

La seguridad pública no atiende a todo público, trabaja para el extranjero con los bolsillos llenos

Mientras ellos olvidan la tierra que los cobijó y nutrió desde pequeños.

 Asesinan a quien amenace al patrón

lo que no saben es que asesinan a sus hijas, hermanos, primas, abuelas, amigxs, porque esta tierra que ven como objeto, siempre ha sido sujeto, que si enferma también muere y si muere

Ahí viene siempre más severa que la muerte…

La agonía