conflictos socioambientales

Contaminación, acaparamiento y conflicto de propiedad de agua "Embalse Chacrillas"

En las alturas de los sitios precordilleranos se encuentra instalado en el medio del río Rocín el embalse Chacrillas. Se construyó a partir del año 2011, siendo el primero de la región destinado al riego bajo el sistema de embalses concesionados. Con un total de 92 hectáreas, tendrá una capacidad hídrica de 27 millones de metros cúbicos. La iniciativa busca aplacar la escasez hídrica, asegurando agua para riego en un 85%, para 7100 hectáreas beneficiadas. Es decir, se enfoca en otorgar seguridad para los agricultores.

Ha habido polémica en torno a este conflicto, ya que por un lado parte de la comunidad, los agricultores y el alcalde apoyaban la medida, considerando que otorgaría una respuesta para los problemas de acceso al agua y asegurar agua para riego. Por otro lado, han habido razones por las cuales la comunidad se ha opuesto.

Tuvo un inicio controversial por la poca vinculación y participación de la comunidad, ya que la construcción del embalse afectaría alrededor del 50% de la propiedad de la Compañía Ganadera Tongoy, lo que significa afectar a la empresa que contenía alrededor de un 80% de empleabilidad a sus habitantes. La agrupación de vecinos de El Tartaro, apoyando a la comunidad, también han denunciado que el muro considera para su relleno el compuesto CFRD que proviene de excavaciones, material que dicen no suficiente para asegurar la estabilidad del muro en un sector sumamente sísmico.

Hubo situaciones de traspasos irregulares de derechos de agua por parte de la DGA a la hidroeléctrica Colbún (2011-2012), lo que impediría llenar el embalse de manera adecuada. Esto fue impugnado por el alcalde y agricultores, remarcando que el gobierno no se habría preocupado de tener asegurado el llenado del embalse.

Posteriormente, informes acreditan graves niveles de contaminación producto de la actividad minera en la zona. Análisis de Resultados Obtenidos en Monitoreos Trimestrales de Aguas Superficiales, Aguas Arriba y Aguas Abajo del Embalse Chacrillas (2016), mostraban altos niveles de contaminación por aluminio y hierro.  

Finalmente el embalse Chacrillas entró en operaciones en el año 2018, lo que consolidó la infraestructura hídrica como sistema de riego en el valle de Putaendo. 

Principales impactos socioambientales:

Desde el año 2011 (año en que se construye el embalse) a la fecha, han sido 10 años de conflicto

0
años

Principales actores involucrados

Comunidad organizada y autoridades locales de la comuna de Putaendo

Principales acciones en torno al conflicto:

Las organizaciones ambientales y vecinxs han realizado innumerables acciones con el propósito de visibilizar el impacto que ha tenido el embalse en cuanto al déficit hídrico de la zona.