colaboraciones

Cuerpas de agua en resistencia - Cona

Cona es voluntarie de la organización medioambiental Ojos de Mar. Se identifica como una persona no binarie y cree en un futuro Ecofeminista.

“En este ensayo les cuento un poco de la organización socioambiental de la que soy parte, y de como se conecta con la resistencia del territorio que habito”.

Cuerpas de agua en resistencia

¿Será nuestra intrínseca y estrecha conexión con nuestra Ñukemapu (madre tierra) lo que nos hace acuerparnos sin duda en la primera línea cuando se trata de proteger nuestro entorno y a lxs nuestrxs? Si hay algo que ha quedado claro a través de la historia y marcado en nuestras cuerpas, es que somos nosotras y nosotres quienes no dudamos en nuestra determinación de pararnos frente a este sistema opresor y extractivista.

En Llolleo, San Antonio, el frente de lucha del territorio está siendo levantado por la organización medioambiental Ojos de Mar (Nge Lafken), la cual en su mayoría está dirigida y compuesta por mujeres que buscamos preservar el Santuario de la Naturaleza y Humedal Urbano Ojos de Mar. Este ecosistema consta de tres lagunas costeras, espejos de agua permanentes, uno de los tipos de humedales más escasos, la desembocadura del Río Maipo, la Playa de Llolleo, el Estero el Sauce, un sector de dunas y el Parque DyR; todos espacios altamente valorados por la comunidad local. 

Los humedales cumplen un rol fundamental para la preservación de la vida, ya que acumulan el 30% del carbono generado en el mundo y capturan 12 veces más CO2 que las selvas, pero, aun así no son protegidos como corresponde, ya que el último siglo ha desaparecido casi el 71% de los humedales del mundo. Además, estos ecosistemas albergan una gran cantidad de biodiversidad: particularmente, en los Ojos de Mar se han registrado más de 110 especies de aves, animales vertebrados nativos y endémicos, mamíferos, reptiles, anfibios y peces, varios en categoría de vulnerables, junto a una rica composición de vegetación en las dunas, ribera y marismas, con más de 50 especies vegetales. 

Estamos resistiendo frente a la amenaza de la expansión del megapuerto de San Antonio proyecto orquestado a nivel latinoamericano y anunciado en el Gobierno de Bachelet—, que busca extenderse de forma indolente hacia este pedacito de vida que nos queda en la comuna. En nombre del asqueroso desarrollo económico que solo devasta y nos sacrifica quieren tapar las lagunas para crear un estacionamiento de camiones, además de una mole de cemento en la orilla de la playa de una extensión de 1,5 km hacia el Pacífico, dejando a la comunidad sin acceso al mar, sin atardecer. 

La playa es un lugar sagrado y patrimonial, en él habitaron importantes culturas ancestrales como la Llolleo, Bato y Aconcagua, también es un lugar ceremonial de las comunidades mapuche lafkenche que habitan este territorio. Nos quieren dejar CIEGOS DE MAR, pero para nosotras no hay más opción que defender con uñas y dientes este Santuario. No aceptamos esta destrucción que sigue validando esta sociedad patriarcal y capitalista, y que pasa por encima de todo sin miramiento por el bien de unos pocos.

Creemos firmemente que la lucha por vivir en un ambiente libre de contaminación y en armonía con el medio ambiente va de la mano con nuestra lucha de género. Creemos que no sólo se trata de vivir en armonía entre seres humanes, sino de vivir en armonía con cada una de las especies con las cuales compartimos este planeta y con la misma Ñukemapu. Se trata de ser recíprocxs y agradecerle protegiéndola de quienes amenazan con destruirla solo por el afán sin sentido de seguir llenando sus vacías existencias con dinero a costa de nuestra salud y calidad de vida. Para quienes tenemos cuerpas féminas, siento que es mucho más fácil identificarnos con la Ñukemapu: nos reconocemos cíclicas(es) al igual que ella y es por esto que nos desgarra ver la destrucción, porque nos sentimos parte de ella. 

Pienso en todas mis ancestras que me heredaron su fuerza y determinación con la cual puedo encarnar esta lucha, SIN MIEDO, es por ellas y por todas mis compañeras y compañeres que han sido calladas(es), asesinadas(es) y violentadas(es) por alzarse, exigir y proteger lo que es de todes y lo que es digno, que me puedo armar de valor para continuar con esta incansable lucha junto a mis compañeres de Ojos de Mar en la defensa de nuestro territorio.