colaboraciones

Homenaje a mi prole - Bea

Bea (@beamagallanica) es Viñamarina, Mujer feminista, madre, y siempre tiene ganas de aprender.

“Este texto es un homenaje a mi hija e hijo, por todo lo que entregaron en el estadillo”.

Homenaje a mi prole

Soy madre de Diego y María José y es lo primero que dejo en claro por qué este texto es un homenaje a ellos.

Viernes 18 de octubre de 2019, fuera de todo lo que significó a nivel país todo el estadillo social y que todos estábamos muy pendientes de lo que ocurría, mis dos hijes, estaban muy involucrados y participaban activamente de las marchas y protestas. María José como periodista y fotógrafa casi en primera línea y Diego con sus 19 años en medio de marchas y protestas.

Yo sabía que debían estar ahí, sabía que no existía nada que yo pudiera decir o hacer para prohibirles algo. Su madre también había estado en marchas, protestas y también gritaba fuerte para que la oyeran cuando tenía la edad de ellos. Dicen que lo que se hereda no se hurta y no me quedaba de otra que solo apañarles y comprarles mucho bicarbonato.

Comencé a rogar día a día que llegaran sanos, luego que llegaran con sus dos ojos, luego ya era rogar que llegaran con vida. ¡Fue muy duro! Costaba conciliar el sueño por las noches, costaba concentrarse en el trabajo durante el día. Pero se pudo.

Y cuando, un año después, un 25 de octubre de 2020, iba caminando a la urna a votar por una nueva constitución, ¡pucha que me sentía orgullosa de estas dos personas!, de estos dos seres que parí. Que orgullo haber amamantado a esta guerrera y a este guerrero, a María José y a Diego.

Hoy es un homenaje a ella y a él, quienes dejaron su comodidad y “beneficios” (lo menos importante) por ir a luchar por los de todo un país. a luchar por que la dignidad se vuelva costumbre. Rápidamente entendieron que, si no te escuchan por las buenas, pues nada, ¡habrá que gritar! y si es necesario, ¡gritar en mala!

Soy una mujer eternamente orgullosa de que me escogieran como canal para llegar a este plano, que, si bien sabían que sería una sociedad de mierda, de igual forma, y de manera tan generosa, decidieron venir para aportar con su grano de arena y a luchar para que las cosas de hagan mejor, se hagan bien, y para soñar con los pies en la tierra, con una sociedad llena de respeto y justicia.

Gracias por vuestra sensibilidad hermosa (que nos es cómoda en estos tiempos), gracias por vibrar alto (que les lleva muchas veces a sentirse fuera de “contexto”), infinitas gracias por permitir ser parte de esto.

Los amo, mamá.