Memoria, me moría

Escrito por Matías Salinas/ Fotografía: archivo personal

Escritorio cama, mantitas de chiporro, computador prestado. El Neme sale en la mañana y dice, estos conchetumare quieren pega y ahora que ofrezco nadie quiere. Pa portero, 20 días, quiero trabajar culiao, no quiero estar quieto, me perdí en fiesta, fiesta, fiesta, fiesta, no, yo quiero trabajar. Buen día dije yo, vengo por el asunto de que se necesita un reemplazo para puerta. ¿Tiene los papeles? Mañana se los traigo. La Yanet me dice altiro, mi amiga po weón, me dijo, han venido varias personas, usted tiene personalidad, es auténtico, el trabajo es suyo. Y así conseguí la pega. Así es la historia, dentro de todo es una weá narrativa, fui a trabajar por 20 días, aceptado, contento, y ya llevo 3 años, octubre 2017. El Diego está de cumpleaños el 13 de octubre, y ese día me dieron el trabajo. Bob Dylan se ganó el Nobel el 13 de octubre del 2016.

Casa del Diego, cumple 27, presente.

Energía sutil, estilizar el paso                     , escuchar la música,

                                                                          desafío exquisito

Interpretarla, conectar, conductora,                                             sentir al otro

señoras pesadas, rígidas, incómodas de que las llevara una mujer

La generalidad de la mujer en el mundo del tango es ser llevada

Dócil

Concepto cerrado de hombre y mujer

Fin de la discusión.

 

Terapia grupal, cueca salsera, con la Joyce nos tomamos una malta después de la clase

Me gustó verla comiendo churrasco con los dedos chorreados de mayo casera.

 

Hoy mi fantasía es que el Jony me mande un mensaje, pasar unos pulentos días en Tomé,

volver a Valpo, encontrarme con el Jony y bailar abrazaditos como el miércoles pasado. 

 Me gustan los marcos verde agua de sus lentes.

 

Hilera de Álamos, dedales de oro en la

ventana

bus rosado camino a la raíz, pequeños viajes del héroe

3 noches, 4 días incompletos.

 

No quiero convertir mi amor en un proyecto literario, amar en presente sin que quede registro alguno, memoria, me moría, escribiendo en vez de vivir

habiendo vacile en la pieza dealado

Casualidad, cumple del Pato, tío, hablamos largo y tendido

En el Purgatorio                    se tomó los 7 pecados capitales

Y cantó Malagueña              como Guru Guru

 

sufro un poquito por amor.                  la tía Days dice que por un poroto no deja de hervir la olla

 

Tomar té pa lavarle la cabeza a la suegra, juntando agua en las noches, del rocío, pa bañarse en la mañana.

 

El profesor Rosa en Yumbel saludaba, hola washito culiao, a su hijo lo apuñalaron en una fiesta

 

Nos comimos un ceviche de Los Jaivas con la Mona, dijo

que te quieran que te respeten que te den que lo pasí bien que bailí

lo zampao y lo zandungueao                                                          nadien

 

El Diego me dijo un equívoco hermoso / señora en la calle

La esquina da vuelta a la fila.

 “No quiero convertir mi amor en un proyecto literario, amar en presente sin que quede registro alguno, memoria, me moría, escribiendo en vez de vivir”.

Lavarse los pies en el mar. El placer de viajar, leyenda en la ventana del bus con letras cursivas, después de pasar por la panadería y el cementerio en la mañana, de la suerte de la Emily en su pelo colorín, la ternura del Gabriel en la despedida azul. Terminal de buses, pregoneo: Diario La Estrella, El Sur, sopa de letras, audífonos para el viaje. Sin escatimar en recursos, deshinibirse, conversar en la tumba del abuelo con una gaviota que responde a tiempo. Cementerio N°1 Tomé, Cemento, Se mentó, Sé mental, Seme nea, morir a sí mismo, lo posible, a la certeza. 

En una semana me voy a enterar que el Jony está en otra

mis fantasías salsabachatapoplatino se verán interrumpidas

por el desplazamiento

hacia un deseo sutil

que espera poco

o nada

y se contenta con ojos que me acarician en la calle, roces de muslos en los colectivos, el lenguaje fortuito de los desconocidos, una boleta, un número de teléfono, amor auténtico sin fantasías, hermosamente torpe y sabio, adultamente ingenuo, vuelvo a morir a mí, la memoria parece morir, la contingencia está dura, que la arremetida del fascismo no nos penetre, dejémosela blandengue.